sábado, 8 de julio de 2017

OVNIs: Paradigma de impericia

Ha caído en mis manos un opúsculo sobre OVNIs titulado: OVNIs: Paradigma del absurdo Un viaje en busca de respuestas, escrito por el periodista y ufólogo David Cuevas. Asunto este que me ha permitido examinar los progresos que están consiguiendo las nuevas generaciones de ufólogos patrios.

En el prólogo del librito se escribe sobre el mismo:

"Es una declaración de intenciones. De cómo se debería abordar en el siglo XXI la forma de investigar y de exponer la casuística." (Pág. 11)

El citado ufólogo, después de una laboriosa búsqueda por la geografía patria (llegó a encontrar, y recoger, quince casos en tres días) presenta en el mencionado libro una colección de anécdotas muy resumidas. Muchos de esos avistamientos ya apuntan claramente hacia explicaciones mundanas como astros, bólidos, globos, etc.

Y al final, el autor llega a esta sorprendente conclusión:

"Con lo cual, la primera de las conclusiones a la que llego a día de hoy es que, siendo honestos y desprendiéndonos de prejuicios varios, no hay conclusiones."  (Pág. 118)

Luego escribe que ha desarrollado la conjetura de la confusión:

"Esta conjetura de la confusión consiste en una premisa muy sencilla: los ovnis sean lo que sean y provengan de donde provengan, nos tienen a todos (testigos, investigadores, divulgadores y estudiosos), lo creamos o no, realmente confundidos." (Pág. 119)

Y la conjetura más importante de todas es:

"...no tenemos aún ni puñetera idea de lo que se esconde realmente tras los ovnis." (Pág. 122)

El autor del opúsculo se autocalifica de escéptico:

"De modo que, en el presente libro, trataré de profundizar como escéptico (de los que dudan, nunca de los que niegan por sistema)..."  (Pág. 15)

Sin embargo, en ninguno de los casos que expone muestra la menor duda de lo que le cuentan los testigos por muy ilógico que sea. Un ejemplo:

A finales de agosto de 1986, a las 2 de la mañana, un grupo de testigos en Fontanar (Guadalajara) ven un objeto luminoso sobre los montes que desprende mucha luz. Después de varios minutos fue menguando hasta desaparecer. Los testigos dicen que se fue la luz de varios pueblos y parece que lo relacionaron con lo observado.

Para el autor no hay duda alguna de que el OVNI causó el apagón:

"Aquello, se lo que sea con lo que se encontraron Braulio y María del Mar, actuó de alguna manera causando desperfectos físicos." (Pág. 27)

Pero probablemente lo que vieron los testigos fue la Luna, que a finales del mes citado se encontraba cerca del horizonte.


Por esas fechas había cielos nublados por la zona, asunto que explicaría la aparición y, luego, progresiva desaparición del pretendido OVNI. Además, el día 30 de agosto de 1986 hubo tormentas por la zona centro de la península lo que explicaría el corte de suministro eléctrico.


Para finalizar, el ufólogo no se corta a la hora de calificar a los que no opinan como él o dan explicaciones mundanas a los fenómenos OVNI, tachándolos de pseudoescépticos, negacionistas y otras lindezas.

En definitiva, lo que se da a entender en el libro es que, el autor todavía no ha encontrado respuestas en su búsqueda y que parece que está escrito hace cuarenta y cinco años.






36 comentarios:

Jordan Peñazo dijo...

¿Estamos hablando de David Cuevas, del “clan de la Complutense”, palanganero y palafrenero de Manuel Carballal (aka Antonio Salas), y perpetrador de sus cada vez más prescindibles y de ínfima calidad EOC?

¿De un ufólogo al nivel y capacitación de amiguetes y colaboradores suyos como Juan Miguel Marsella, Moisés Garrido, Lourdes Gómez o Enrique Echazarra...?

¿Articulador de congresuelos dedicados a misterios alcarreños o promotores de la venta de obras imperecederas del mundo del misterio como “50 lugares mágicos de la pedanía hurdana”, “Los mejores 50 expedientes X de la policía local de Collado-Villalba”, etc?

¿Admirador y defensor de JJ Benítez, tocador de ARPas varias, denigrador público y privado de cualquier corriente crítica a la misteriología comercial, revistera y mamonera?

David Cuevas es otro de la autotitulada “quincuagésimonona generación” de eso que se ha dado en llamar “periodistas del misterio”, es decir, juntaletras que anteponen la venta de revistas y libros a la búsqueda de la verdad. Se da una pátina de falso escepticismo al estilo de su mentor Carballal, otrora azote de los “proxenetas del periodismo paranormal” y ahora en la nómina de la Rosaventera (gracias, Cardeñosa) y Enigmas (merçi, Lorenzo). Pero en lo básico, un credulazo de primera.

Si se busca un libro de autores jóvenes, preparados y emprendedores sobre cómo han quedado los viejos misterios a la luz de la investigación moderna del siglo XXI acúdase a Sánchez Oro, Chris Aubeck o Diego Zúñiga.

Con Cuevas, Carballal, Cardeñosa, Garrido, Pedrero, tenemos ufología de los 60 al estilo Benítez. Testimonios, sensacionalismo y cutrería.

Unknown dijo...

Jordán Peñazo (aka Enrique Tomás Rodríguez), ¿te has quedado agusto? Veo que el juego cobarde y sucio marca de tu 'Planck y Saliano inc' sigue rezumando bilis allá por donde va. Déjalo ya, hombre. No quieras pagar tus frustrados delirios de grandeza con los que de verdad intentan hacer aportaciones, sean del tipo que sean. Y demuestra un poco de elegancia y fair play, hombre, no seas tan rancio.

Ricardo Campo Pérez dijo...

¿Aportaciones? Una bosta de vaca también es una aportación. Serán aportaciones al bolsillo propio, ¿no?; porque lo que es a la comprensión o explicación de creencias y marcianadas divulgadas en papel cuché...

Gellatosperetta dijo...

"No quieras pagar tus frustrados delirios de grandeza con los que de verdad intentan hacer aportaciones, sean del tipo que sean."

David (o Manuel, que en resumen, y a semejanza de Maricarmen y Moreno con Monchito y doña Rogelia, hace de ventrílocuo metiendo la mano por el ojete de sus colegas de la pandilla basura):
Los frustrados delirios de grandeza en el ámbito del misterio empiezan por Carballal y su falta de estratégica malicia para haber lamido la tranca de Iker Jiménez cuando se repartía balacao, y acaban en Carballal como la dama ofendida e incomprendida que ilumina el irracional oscurantismo científico con el reiterativo EOC de la marmota a modo de antorcha. Esas aportaciones a las que das la bienvenida, sean del tipo que sean, han de ser del tipo que a tí te interesan. Si no... a la puta hoguera. Fair play, dice. Mandan cojones.

Anónimo dijo...

¡Hombre! Ricardo Campo, el que faltaba. El autor del peor libro de OVNIs de la historia ufológica, que investiga con recortes de periódico, aplicaciones informáticas y apriorismos varios. Lo tuyo si que es un "timo". Vete a publicar memeces con tus colegas del MEO, que allí si te valoran, y deja a los periodistas, que al menos mueven el culo buscando casuística, esa que necesitan amargados como tú para hacer sus cábalas circenses con Venus, lunas llenas, sapos porteros o chimeneas de Escombrera.

Anónimo dijo...

En cuanto a ti, Enrique Tomás, que curioso que hasta que EOC te desenmascaró públicamente, EOC era lo mejor de lo mejor (o poquito le faltaba). Al igual que 'Dimensión Límite', hasta que su director empezó a llamarte cobarde por hacer lo que hacías. Y siento decirte que eso, pese a lo que tu enfermiza cabecita pueda llegar a pensar, no era aportación alguna. Cero. La crítica destructiva amparada en un pseudónimo no aporta absolutamente nada, todo lo contrario. Así que vuelve a tu cueva de Cantabria a seguir reparando portátiles y deja de hacer el ridículo, hombre. Y leete el último EOC, que lo mismo aprendes algo. Hasta siempre.

Ricardo Campo Pérez dijo...

Sí, sí, "recortes de periódico". Otro que habla al pedo. Eso mismo me dijo un tarugo recientemente en Facebook. Debe ser que las docenas de entrevistas personales con testigos -grabadas- que tengo en mi archivo son una alucinación. Se trata de eso que los cantamañanas llaman "investigación de campo", vamos...

Aquí tienes un pequeñísimo aperitivo: http://naukas.com/?s=%22ricardo+campo%22

Y el que tiene "apriorismos" soy yo, juas.

Julio P dijo...

He leído por ahí "aportaciones". Me he puesto a pensar cuales podrían ser esas aportaciones, con poco éxito.

Por lo visto, "aportación" es mover el culo para ver quien la tiene más larga(*); que de poco sirve, si luego no sabes para qué usarla.

(*)La colección de anécdotas, obviamente

Anónimo dijo...

Uy, perdón, quise decir Navarra, más concretamente Estella, cuando me refería antes a Enrique Tomás.

Anónimo dijo...

No, Julio. Una aportación es lo que unos intentan ofrecer, mientras otros lloran por su ausencia (pero sin tratar de aportar nada en el intento). Saludos.

Gellatosperetta dijo...

Julio: David Cuevas (que hoy no pegará ojo vigilando enfermizamente lo que decimos de su panfleto decimonónico) habla de aportaciones "del tipo que sean", que son válidas per se. Por el mero hecho de aportar algo, aunque sean martingalas sin recorrido alguno. Lo mismo vale, a ver si te enteras y nos enteramos de una vez, decir que los ovnis vienen de otra dimensión o bien que el hombre polilla es un agente secreto de los nazis escondidos en la Antártida. Son APORTACIONES, y hay que aplaudirlas. Porque vivimos en los tiempos del buen rollo, ¿sabes? Ahora, una conjetura extraordinariamente estúpida apriorísticamente no necesita argumentos probatorios extraordinariamente sólidos. No. Eso es de fachas y de cosas aburridas de gente con bata blanca. Aportemos, pues, en lugar de criticar tanto parapetados detrás de tanto recorte de periódico.

Ricardo Campo Pérez dijo...

El anónimo no sabe lo que son las 'enseñanzas negativas'. Anclados en la ufología setentera, en sus procedimientos y creencias básicas, se presentan como un remedo inútil del investigador que recoge casuística. Con ello le ofrece la buena nueva -envuelta en posibilidades posiblemente posibles y aperturas mentales- a los adolescentes que se tragan su teatro.

Julio P dijo...

Ya, ya... pero quitando la palabrería, ¿un ejemplo concreto de tus "aportaciones" al tema? ¿O solo hablas en abstracto para no decir nada?

Anónimo dijo...

Va para los tres. Con aportaciones al tema me refería a la recogida de casuística sobre el terreno. Lo que conocemos como trabajo de campo, que es lo que al fin y al cabo ofrece el libro de marras al que la entrada original se refería. Punto. Nadie ha hablado de teorías o interpretaciones posteriores. Eso es cosa vuestra, inspirados en lo que otros se molestan en recopilar in situ y por cuenta propia, con todo lo que ello conlleva. ¿Cuándo fue la última vez que tú hiciste tal cosa, Ricardo? Y hablo de aportaciones al uso, ojo, no de investigaciones absolutas. ¿Os vale?

Julio P dijo...

Ah... Pues lo que decía: colecionar historias.

Eso se lleva haciendo 70 años sin que nadie de los que defendéis que los ovnis son algo mas que confusiones hayais aportado avance alguno al respecto.

Anónimo dijo...

Claro, Julio, mucho mejor tirar de aplicaciones astronómicas desde casa (o el móvil) para eso. Que coincide que la luna estaba llena, pues ale, caso resuelto. Y si Venus era visible, ¡bingo! Para que queremos más. los testigos, que están todos gilipollas... ¿No es eso? En fin... Mirad al Victorio, al menos nos aporta unas risas la mar de majas con sus "investigaciones". Tomad buena nota. Y por cierto, hablando de aportaciones, si EOC no os lo parece... mejor lo dejamos aquí. ¡Buenas noches!

Ricardo Campo Pérez dijo...

El anónimo ha derivado hacia el trolleo tonto. Repite los clichés estúpidos contra los críticos que aprendió en la literatura basuril española de los platillos volantes. ¿Le importará mucho al tipo que, precisamente, el pasado domingo hablara en persona con dos testigos de luces de apariencia extraña, en respuesta a su pregunta? No, por supuesto que no. Seguirá agarrado al valor, en realidad muy pequeño, de los testimonios humanos como prueba de algo. El tipo ignora todo lo que se sabe al respecto gracias a la psicología de la percepción y del recuerdo, cosas tabú y yuyu para los pseudoperiodistas del misterio.

Jordán Peñazo dijo...

Ricardo, es lo que ha hecho Cuevas-unknown-anónimo desde el principio. Eso y servir cafés a Miguel Blanco y a su jefezuelo de SALA, que no de salón.

¿Aportaciones es estar todo el día echando mierda a investigadores y ufólogos que han llegado a conclusiones distintas al clan? ¿Aportaciones es seguir repitiendo las mismas historietas de los fabricantes de misterios de los 60-70-80-90? ¿Aportaciones es decir que en los grabados rupestres de Guadalajara salen marcianos? ¿O soltar que Ballester confeccionó la desclasificación del MOA? ¿Denigrar día sí día también a Jordán Peña desde el libelo sin demostrar delito alguno y tener cojones para ir a un juzgado a denunciarle? ¿Esa es la manera de “aportar”, de hacer ufología?

David Cuevas no ha hecho ni una sola aportación seria ni a la ufología ni al periodismo serio, por mucho que salga en el crédito de la UCM echándose flores con sus compis. Que aprenda de su compañero o amigo Sánchez Oro, al que no le llega a la suela de los zapatos y que exhibe una erudición, capacitación, mesura y conocimiento que le da cien mil vueltas. Que se documente en meteorología, medicina, física, psicología, ciencias del comportamiento, sociología, historia, mitología.

Que sea más humilde y reconozca que tiene mucho que aprender. Pero mucho. Y después que hable.

Y así quizá se haga respetar.

Mientras tanto, cero pelotero, majete.

Anónimo dijo...

Te faltó poner: Consejos vendo que para mí no tengo, por cortesía de Planck & Saliano, salvadores del misterio.

Julio P dijo...

Resumiendo: alguien que solo recoje y publica historias, se queja amargamente de que otros propongan explicaciones.

Resulta que los que proponen son los malvados pseudoescépticos, mientras que los negacionistas son los otros.

Jordán Peñazo dijo...

Julio, no seas tan malo, de vez en cuando propone explicaciones. Mira cómo descubrieron al Yeti de Formigal, con la inestimable colaboración de forocoches.com. Todo un logro en el desenmascaramiento de los malvados fraudes que desprestigian al mundo de "las anomalías".

En fin, que para aspirar a llevar los cafés en la plantilla de la Nave del Misterio hace falta un poquillo más.

Voy leyendo mientras tanto "El pacto. Reptilianos y gobiernos. Un mito contemporáneo" de JJ Sánchez Oro. Recomendabilísimo, y por el mismo precio.



Saliano dijo...

Oye, Anónimo Cuevas Castillo, éste es un blog serio donde está opinando gente adulta y formada con permiso de su autor, igualmente adulto y preparado. Recoge tus revistas del año 89, tu historias de vieja, la lista larga de trolas que te han metido, tu falta de deportividad, de formación, capacitación y reflexión, echa tu prescindible libro a la mochila de cosas para el desván y empieza de cero. Te esperamos aquí a la vuelta. Lo prometo. Saludos.

P.D. Felicita a tu investigadores de IPs, todos unos linces ;)

Julio P dijo...

Me anoto la sugerencia ;) Coincido en que a Sanchez Oro merece la pena leerle y escucharle

David Cuevas dijo...

Aunque algunos me han citado de forma insistente en sus comentarios, no pensaba intervenir. Pero cuando he leído lo de "blog serio donde está opinando gente culta y formada" creo que debo hacerlo.

Vaya por delante que acepto de buena gana toda crítica recibida, sobre todo si esta está mínimamente argumentada. Y que, por supuesto, aún me queda mucho que aprender. Pero resulta que este "blog serio", a la hora de hacer una crítica literaria de un libro, se limita a exponer de forma no precisamente constructiva una serie de frases totalmente descontextualizadas como ejemplo. Y me explico. Es curioso como ni siquiera se mencionan, entre otras cosas, las diversas interpretaciones sobre lo que ven los testigos en función de las creencias culturales o religiosas de los mismos, ni los ejercicios militares de Guerra Electrónica (u otros tipos) que se detallan en el libro y que bien pudieran explicar algunos casos conocidos. Tampoco la argumentada defensa que hago del testimonio ufológico, se esté o no de acuerdo con ella; ni las tropelías de ciertos testigos clásicos con tal de defender sus encuentros de tercer tipo. Ni, por supuesto, la cantidad de casuística nueva, recogida sobre el terreno, que guste o no ahí está para sacar las pertinentes conclusiones. Nada de eso es válido, al parecer, en ningún sentido. Solo las frases sueltas, desprovistas de su consiguiente argumentación. Fair play, señores.

¿Tan malo es el libro en su totalidad? ¿No hay nada que se salve, de veras? Lo puedo llegar a aceptar, pero no me parece honesto. Os invito a que leáis de verdad el libro, quizá os sorprenda y no sea tan desechable como se ha dado a entender. Además, a lo mejor no os cuadran tanto como al autor de la crítica ciertas explicaciones astronómicas dadas, creo, un tanto a la ligera. Las cuales, de hecho, se realizan dando por hecho (con total fidelidad) los propios testimonios que tanto se critican. Curioso esto.

Y por cierto, coincido totalmente en lo dicho sobre Sánchez-Oro y su excelente libro. Es realmente bueno.

Saludos y hasta otra.

Juan Carlos Victorio dijo...

Hola, David. Como ya se ha comentado por aquí, el libro aporta una colección de historias muy resumidas que no hay por dónde cogerlas. No llegas a ninguna conclusión y obvias lo que ya se sabe sobre el tema después de 70 años. Por otra parte, resulta llamativo que escribas en el libro una serie de apelativos desafortunados para aquellos que proponen y presentan explicaciones a los incidentes OVNI.

Te dejo varios enlaces que en mi opinión son muy instructivos:

Confusiones con la Luna

Sociopsicología del fenómeno OVNI

Fenómeno OVNI y psicopatología

Un saludo.

Jordán Peñazo dijo...

Ahora resulta que David Cuevas da la cara con su nombre para defender SU libro, que es lo que debía haber hecho desde el principio y no echar mierda a discreción. Lástima que le haya tenido que preparar Sánchez Oro su repentinamente suave intervención, pero bueno, se lo compraremos.

Cuando David Cuevas habla de “siendo honestos y desprendiéndonos de prejuicios varios, no hay conclusiones” falta a la verdad. Sí las hay, y muy argumentadas, lo que pasa que sólo quiere oir las coincidentes con sus presupuestos previos, a saber, las de la HET.

Cuando vuelve a decir que “los ovnis sean lo que sean y provengan de donde provengan, nos tienen a todos (testigos, investigadores, divulgadores y estudiosos), lo creamos o no, realmente confundidos." exhibe tales presupuestos, porque ya supone que “provienen” de alguna parte, o que “son” algo, dotándoles de existencia autónoma y origen desconocido. De nuevo hay argumentaciones, a las que desde años ha califica de “negacionistas, MEOs” y demás insultos, que rebaten sus apresuradas afirmaciones.

Cuando salta con que "...no tenemos aún ni puñetera idea de lo que se esconde realmente tras los ovnis." crea un juicio de valor fruto de la falta de información, porque hay muchísimos datos para afirmar qué son lo que se ha dado en llamar OVNIS. Y tras ellos no se esconde nada, sino simples errores de interpretación o fraudes en su inmensísima mayoría, mucho más lo 1º que lo 2º, salvo unos pocos casos en los que nos faltan datos, información adicional.

Claro que se dan por hecho los propios testimonios. Porque la ufología es básica y en definitiva eso, testimonios. Y como tales falibles, hasta extremos insospechados. Pero si con el testimonio como tal obtenemos una explicación, como en el caso que comenta Victorio Uranga, ¿qué quiere David Cuevas, matizarlo y distorsionarlo hasta que coincida con la cota de misterio que necesita? ¿Es preciso eso acaso?

Casuística nueva: que curioso que en un momento con millones de dispositivos captadores, con los modos de vida que nos acuestan a horas intempestivas, con tantísimo tráfico aéreo y sideral, se vean tan pocos OVNIS. Tan pocos como los que salen en los medios, y en un momento de avidez informativa, como salían en los 70 y provocaban tantas y tantas observaciones. Y CE III, ahora ni uno, qué casualidad.

Claro que influyen las creencias culturales y religiosas; tanto, que modelan los testimonios, de modo que el testigo no cuenta lo que ve, sino lo que cree que ve. El cerebro no es una grabadora de cosas sino una interpretadora de estímulos; ya se lo dijo González Ordi a Cuevas en DL.

Nadie niega que hay testimonios OVNI, no existe el “negacionismo” invocado por Cuevas y su titiritero Carballal. Lo que se niegan son las explicaciones periclitadas, desinformadas, fomentadoras de la creencia irracional y acientíficas. Todo eso sí, se niega.

Y a otro perro con el hueso de la honestidad y el fair play. Poco “fair play” exhiben quienes no aceptan crítica alguna censurando y fustigando con libelos difamatorios a los críticos, quienes hacen de la injuria y el escándalo su modo de actuación, quienes se esconden en parapetos buenrollistas con fines promocionales de tesis desinformativas y desfasadas, quienes bajo la máscara “investigatoria” o “escéptica” repiten los mantras conocidos. Honestidad es aprender, debatir, dialogar, comprender al otro. Tener, en suma, un poso y fondo MORAL, básico para tratar en sociedad. Cosa de la cual Cuevas y sus adláteres carecen en absoluto.

Y aunque Sánchez Oro le modele las respuestas.

David Cuevas dijo...

Vaya hombre, ahora resulta que necesito que otros me "modelen" las respuestas. Esta sí que es buena :D En cuanto a lo del anónimo, no voy a molestarme en decir que no era yo porque, total, algunos ya tenéis bastante claro lo contrario. De poco serviría.

Victorio, dices que los casos que expongo en el libro no hay por donde cogerlos, y lo haces sin haberte molestado en indagar mínimamente en cada uno de ellos. No me parece una actitud muy científica que digamos... Y en cuanto a los "apelativos desafortunados", no es a quienes tratan de explicar los casos, no te equivoques, sino a quienes lo hacen sin tomarse la más mínima molestia en indagar sobre los mismos como ha de hacerse, y no amparándose únicamente en aplicaciones informáticas. Algunos ni eso. Seamos serios...

No hay mucho más que decir. Algunos estáis argumentando en contra del libro sin haberlo leído, y basados solamente en los minúsculos extractos sacados de contexto que reproduce el autor de la crítica. No tiene sentido. Leed el libro y luego, si eso, hablamos.

Saludos.

Ricardo Campo Pérez dijo...

David Cuevas: una parte importante de la "casuística ufológica" (es decir, relatos orales de cosas observadas por ojos humanos una parte de las cuales quedó fijada en la memoria humana, aunque no sabemos con qué grado de fiabilidad o precisión) se puede explicar satisfactoriamente y sin ningún complejo desde el cómodo sillón de un salón cualquiera. Basta con saber la dirección en la que fue observado el fenómeno, la hora e incluso, en el mejor de los casos, la altura angular. Las descripción del testigo, a menudo rudimentaria, ayuda mucho, claro. Con esta información y un programa informático de representaciones planetarias es fácil averiguar que Venus -en infinidad de ocasiones- y la luna -en muchas- fueron los responsables de la aparición, manifestación, efecto de seguimiento u ocultación -definitiva o parcial- del fenómeno extraño del que informó un testigo o varios. Pero sin la menor duda.

Por lo que ha escrito Juan Carlos Victorio, me parece que una parte significativa de tu libro debe caer en este amplio saco, y el citado tiene todo el derecho del mundo a obrar de la manera que lo ha hecho, sin pedirte permiso a ti ni teniendo obligación de leer el prólogo de tu libro, ni siquiera el libro entero, si es ése el caso.

Estoy más que seguro de que esto lo entiendes y sabes que es así, y desde hace bastantes años, pero me da la impresión que prefieres mirar para arriba y silbar porque en el medio ambiente "ufológico" en el que te mueves estas cosas 'elementalísimas' son tabú y anti-negocio, y no se permite tirar piedras contra un tejado compartido. Y además perderías no pocos lectores y consumidores del mito platillista, gente muy joven que en este terreno no sabe dónde tiene la mano derecha. Tú sabrás.

Julio P dijo...

"indagar sobre los mismos como ha de hacerse"

Hola David. Ya que tú no eres el anónimo, igual sí que sabes responderme esta pregunta:
"Investigando como debe hacerse", cosa que obviamente tú haces, ¿cuantos casos has resuelto?¿y cuantos de ellos incluyen la demostración de la de una nave extraterrestre con luces de gálibo, o de portales interdimensionales, o de lo que más te haga ilusión? En definitiva, ¿cuanto ha aportado la "investigación como debe hacerse" a demostrar que hay algo más que confusiones?

Es por tener una referencia de la efectividad de la "investigación como debe hacerse"

Gracias.

Juan Carlos Victorio dijo...

Hombre, David, los casos que publicas en tu libro los has escrito tú y eso es lo que me parecen: ¡Una colección de anécdotas muy resumidas que no hay por dónde cogerlas! Para decir lo anterior me he basado en los avistamientos tal y como los has divulgado en el opúsculo. No hace falta tener una actitud científica ni estar indagando en cada uno de ellos par decirte otra cosa.

Si querías demostrar algo con dicha colección tenías que haberlos documentado debidamente y haber llegado a alguna conclusión.

Y, además, si no eres capaz de resolverlos, te podemos echar una mano.

Saludos.

Jordán Peñazo dijo...

¿Habrá que explicarle a Anonimous-Unknown-David Cuevas que “indagar” sobre los casos supone aplicar la informática, los conocimientos científicos y humanos adquiridos tras 4000 y pico años de civilización, y no quedarse en el mero fenomenalismo testimonial que, aplicado con rigor de talibanes, haría imposible presentar cualquier juicio y resolución racional en cualesquier conflicto o debate imaginable?

¿Habrá que recordarle a nuestro perpetrador de libelos que indagar “como ha de hacerse” es lo que se ha hecho durante años con una completa esterilidad de resultados, y que cuando investigadores (no reporteros, no cuentacuentos, no meros traslatores de declaraciones) han planteado sus hipótesis en base a esos conocimientos adquiridos se les ha ninguneado y difamado hasta la saciedad?

¿Habrá que tomarse la molestia en leer el (afortunadamente) breve libro de nuestro mayordomo de SALA, que no de salón, cuando él y sus compinches no se han tomado la mínima molestia en leer, discutir, razonar o siquiera meditar las argumentadas observaciones que a sus actuaciones y publicaciones, públicas y por ello sujetas con todo derecho a crítica razonada, se han realizado, sino que han respondido con la injuria y la calumnia reiteradas y aventadas en webs, redes sociales y panfletos pedeificados o no?

¿Hasta cuándo abusará de nuestra paciencia David Cuevas?

Repito: fondo MORAL. Ser mejor persona, ser humilde, acceder al conocimiento, no creerse la repolla en verso, empatizar con el otro. Tan fácil y tan difícil como eso.

Ande, don Juan José Sánchez Oro, explíqueselo usted mismo. A ver si por esas.

zet1 dijo...

Son de risa los comentarios, pero al menos Cuevas admite o haber llegado a ningún lado. En cambio, los seudoescépticos se enfocan en lo mismo que desde los 80. Su argumento es este:

Todo lo que califican de "extraordinario" es que no es falsable porque es igual que la tetera de Rusell y el dragón rojo invisible, por lo tanto no vale la pena estudiarlo porque ya saben que el supuesto fenómeno requiere siempre explicaciones "alternativas" basada en la economía (navaja de Occam). Las explicaciones se reducen a los sesgos psicológicos, a errores de percepción que suceden en las anécdotas que no son fuentes validas en ningún caso extraordinario. Y tan, tan eso es el fabuloso "movimiento escéptico".

La realidad es que el seudoescepticismo hace aguas:
a. Usan anécdotas si les conviene.
b. Repiten que lo extraordinario no es falsable, pero luego los ves repiten que X estudio probó que Y es falso.
c. Se quejan del anonimato de otros pero nunca se quejan de sus anónimos o clones cuando les aplauden, y para variar tienen un delirio paranoide pensando que un "magufo" es otro "magufo".
d. Se quejan del periodismo del misterio, pero ellos usan los medios para difundir desinformación.
e. Piden que el proponente pruebe su afirmación, si lo hace entonces le acusan de tener conflictos de intereses por ser proponente de tal idea. Y así se sirven su trampa.
f. Piden estudios científicos y como no les gustan inventan delirios publicados en Naukas.
g. Se quejan del nivel de factor de impacto de un estudio cuando la gran mayoría de libros "escépticos" y revistas no lo tienen. Y pocos investigadores de los que son "escépticos" tienen publicados trabajos en revistas Q1 o Q2.
h. Justifican sus razonamientos a priori, curiosamente en casi todos los temas.
i. Ofrecen un premio (que ahora ya no existen) de Randi como si éste fuera científico.

En fin, dan pena.

José Martín dijo...

" Piden que el proponente pruebe su afirmación, si lo hace entonces... "
¿ Cuando han probado los "proponentes del platillo" que un solo OVNI fuera una nave espacial extraterrestre ?



Ricardo Campo Pérez dijo...

zet1 apesta a auténtico pseudo-escéptico, o "escéptico" pero menos, o más, experto en el uso de falacias de grano grueso. A ver si tengo ganas de darle una buena tunda a lo largo del día de hoy o mañana, aunque sé que es inútil dialogar con gente que en definitiva bebe del abrevadero común de los masaallases, enigmas y añosceros.

Hace notar que el escepticismo usa anécdotas si le conviene. Como si fuera ilegítimo :-) Lo que no hacemos es darle a esas anécdotas el valor de hechos probados. Las anécdotas son eso, no pruebas. La ufología es una larga colección de anécdotas contadas la mayoría por buhoneros del misterio con mucha suela de zapato gastada y con artrosis en el dedo índice de tanto señalar estúpidamente a un lugar vacío en las fotos. Engañan a sus lectores haciéndoles creer que su literatura basada en interpretaciones delirantes de anécdotas, testimonios personales y, a su vez, otros delirios previos, son prueba de algo; de algo que requiere precisamente pruebas de otro calibre que las balas de fogueo de la ufología mayoritaria.

Me voy al último punto ahora (en otro momento, más). Parece que ofrecer un premio es un demérito en sí mismo, como si contara en contra :-) Da igual que Randi no sea científico profesional. Lo que sí es cierto es que ha hecho más por el pensamiento crítico que toda la legión de "misteriosos" que pueblan las redacciones de revistillas de papel cuché, y que ha desenmascarado a más cuentistas que nadie. ¿Hay alguien que haya superado las condiciones del premio de Randi, sea éste científico o no?; pues eso...

zet1 dijo...

Vaya, vaya, así que tú única respuesta es que apesto y nada más.

1. Realmente nunca he defendido los enigmas y añosceros o los masallases. Así que te has apuntado una falacia del hombre de paja y ser un mentiroso.

2. Vaya, así que aceptas que usas anécdotas si te conviene porque no te parece ilegítimo hacer un vulgar cherry picking.


3. Ah, ya, así que si las anécdotas entre ustedes no son prueba de nada, excepto si te da la razón les das hechos probatorio. XD


4. No dudo que muchos ufólogos hagan eso, lo que sí sé es que todos los seudoescépticos con los que he tratado engañan vulgarmente, ¿te suena Gámez?

https://losseudoescepticos.wordpress.com/2017/07/08/adios-gamez-i/


5. No da igual, que Randi es un analfabeta no parece preocuparte en absoluto. Y si crees que Randi es el que más ha hecho, ¿imaginas lo que pasará con los demás? No defiendo la existencia de supuestos OVNIS, eso que te quede muy claro, denunció a charlatanes "escépticos" que se hacen "análisis" defectuosos como los tuyos (que me dan flojera porque no aportas nada que no haya leído en otros blogs aburrido), y no soy el único.

http://explicandoalexplicador.blogspot.com/2015/10/el-genial-emperador-iv-lactando-lactosa.html

Tal vez los OVNIS no existen, pero es inegable que Randi es un fraude, te pongas como te pongas.

zet1 dijo...

Lo más gracioso es que patéticamente el blog se enfoca en "desenmascarar" cosas facilonas como a los ufólogos. ¿Ese es el tipo de mediocridad que más puedes lograr? ¿analizar unos mapitas? Lo que haces es juego de niños, típico del seudoescéptico de los años 90 que no puede más que recurrir al y tú más usando anécdotas, a Gámez o Randi como fuente porque no tiene criterio propio. Leyendo tu basura desde el 2005 es la misma constante:

Cero referencicas científicas,
Cero análisis argumental,
Cero neutralidad,
Y un gran cantidad de amateurismo en astronomía y ser experto en picar periódicos que te de siempre la razón aunque tampoco sean fuentes confiables. Casos divertidos donde tú ni los ufológos llegan a un acuerdo y se la pasan dando vueltas.

Y por cierto, Ricardo Campo Peréz tiene conflicto de intereses con ARP-SAPC, la organización más fraudulenta después de Círculo "Escéptico". XD